AVISOS

=========================

Google+ Followers

martes, 12 de abril de 2011

Tema 25: La Misa el acto más grande y bello de nuestra Fe Cristiana

Tema 25: La Misa, el acto más grande y bello de nuestra Fe Cristiana


Objetivo
Que los papás, a través del testimonio de amor y respeto, animen a sus hijos a participar en la Santa Misa, especialmente los domingos

Mística para los Papás y Catequistas
Sólo mediante el testimonio de amor y respeto que los adultos mostremos en nuestra participación Eucarística, lograremos que los niños vivan con alegría el encuentro personal que tendrán con Jesús, El Buen Pastor, el día de su Primera Comunión Jn. 10, 1-15

Antropología
En no pocas ocasiones, sucede que los papás y los niños, se han acercado al Sacramento de la Eucaristía, más por tradición; porque así se acostumbra, que por haber descubierto la grandeza que encierra este Misterio

Primer Encuentro
• En la celebración de la Eucaristía, especialmente los domingos, nos reunimos los creyentes, no solamente para cumplir con un mandamiento de nuestra Iglesia, sino porque queremos estar con Jesús y estar con nuestros hermanos. Esto le da a nuestra celebración un sentido de fiesta porque no puede haber para el creyente, momento más grande y alegre que el estar con Jesús, Buen Pastor y con los que ama Jesús
• Es una fiesta muy especial en donde participamos de: La palabra de Dios, las oraciones, los cantos, y sobre todo que es donde podemos recibir y comer el pan de vida, a Jesús realmente en la Eucaristía

Actividad
Hacer un dibujo de lo que más le llamó la atención o en lo que puso más o más le gustó de la Misa a la que asistió con toda su familia


Segundo Encuentro
• Mamá: no quedamos únicamente con la idea festiva de la Santa Misa, sino ayudar al niño a que capte este Sacramento, como el memorial de la entrega de Jesús. Jesús que nos amó hasta el fin, como Él mismo nos lo dice, se ofreció de una vez por todas en Sacrificio, por los hombres de todos los tiempos
• Para explicar mejor esto, leer junto con el niño Jn. 10, 1-18. La figura de Jesús como Buen Pastor, ayudará para que el niño comprenda todo lo que hace por él: No sólo lo conoce por su nombre, sino que es capaz de dar la vida por sus ovejas.

Juan 10, 1-18

Jesús, el buen pastor
1 En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. 2 Pero el que entra por la puerta, es el pastor de las ovejas. 3 A éste le abre el portero, y las ovejas oyen su voz; llama a sus ovejas por nombre y las conduce afuera. 4 Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. 5 Pero a un desconocido no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. 6 Jesús les habló por medio de esta alegoría, pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.

7 Entonces Jesús les dijo de nuevo: En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso. 9 Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto. 10 El ladrón sólo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. 12 Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa. 13 El huye porque sólo trabaja por el pago y no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen, 15 de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas. 16 Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor. 17 Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo. 18 Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.

• Ese dar la vida por todos es lo que también celebramos en la Santa Misa
• De hecho, nosotros no tenemos algo digno de ofrecer a Dios, por eso, en la Misa, lo que podemos dar es lo que Él mismo nos ha dado: Su Hijo. Esta es la alabanza y el amor que, todos unidos en la Misa, le ofrecemos a Dios nuestro Padre


Actividad
Iluminar el dibujo del Buen Pastor
Da click en la imagen para verla ampliada



Escribir en su cuaderno lo que más le haya gustado del relato bíblico

También puedes bajar el dibujo de aquí


Tercer Encuentro
• Mamá: Platicar con el niño que el día de su primera comunión recibirá a Jesús en la Hostia consagrada. Que será un gran momento de su vida y será como la meta de toda esta preparación• Comentar con él la manera en que debe participar en esa Misa: con respeto, en silencio. Indicar que es un momento muy profundo en el que podrá hablar con Jesús, el Buen Pastor, porque estará en su corazón
• Luego indicará algunas cuestiones prácticas: Cómo recibir la hostia consagrada, que palabras debe decir, etc.
• El Sacerdote le dirá: el Cuerpo de Cristo
• El niño responde: Amén, que quiere decir SI, CREO QUE ALLÍ ESTÁ VERDADERAMENTE JESÚS
• El niño abre su boca, saca la lengua, donde el Sacerdote depositará la Hostia. El niño la comerá y, en silencio, en oración, dará gracias por el gran don que ha recibido

Actividad
Escribe en tu cuaderno lo que piensas decirle a Jesús cuando lo recibas en tu corazón


NOTA: Después de este tema se prepara la Misa en la que participan niños y papás y en la cual, ofrecen los servicios que hayan realizado mediante los signos que hayan utilizado: arroz, frijol, etc.



No hay comentarios:

Publicar un comentario