AVISOS

=========================

Google+ Followers

miércoles, 6 de enero de 2010

Tema 13: El Bautismo

Tema 13: El Bautismo


Objetivo
Que el niño comprenda que en el bautismo recibió la vida de hijo de Dios

Mística para los papás y catequistas
Tenemos en nosotros la vida misma de Dios. La recibimos en el Bautismo, la alimentamos en la Eucaristía. VAT II, Sacro Sanctum Concilium, Cap. III, No. 59 – 60; C. U. 1212, 1214 – 1216; Rom. 6, 1 – 17

Concilio Vaticano II, Sacro Sanctum Concilium, Capítulo III, No. 59 – 60
59. Los sacramentos están ordenados a la santificación de los hombres, a la edificación del Cuerpo de Cristo y, en definitiva, a dar culto a Dios; pero, en cuanto signos, también tienen un fin pedagógico. No sólo suponen la fe, sino que, a la vez, la alimentan, la robustecen y la expresan por medio de palabras y de cosas; por esto se llaman sacramentos de la " fe " . Confieren ciertamente la gracia, pero también su celebración prepara perfectamente a los fieles para recibir fructuosamente la misma gracia, rendir el culto a Dios y practicar la caridad.

Por consiguiente, es de suma importancia que los fieles comprendan fácilmente los signos sacramentales y reciban con la mayor frecuencia posible aquellos sacramentos que han sido instituidos para alimentar la vida cristiana.

Sacramentales
60. La santa madre Iglesia instituyó, además, los sacramentales. Estos son signos sagrados creados según el modelo de los sacramentos, por medio de los cuales se expresan efectos, sobre todo de carácter espiritual, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida.


Catequesis Universal 1212, 1214 – 1216
1212Mediante los sacramentos de la iniciación cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, se ponen los fundamentos de toda vida cristiana. “La participación en la naturaleza divina, que los hombres reciben como don mediante la gracia de Cristo, tiene cierta analogía con el origen, el crecimiento y el sustento de la vida natural. En efecto, los fieles renacidos en el Bautismo se fortalecen con el sacramento de la Confirmación y, finalmente, son alimentados en la Eucaristía con el manjar de la vida eterna, y, así por medio de estos sacramentos de la iniciación cristiana, reciben cada vez con más abundancia los tesoros de la vida divina y avanzan hacia la perfección de la caridad”.

1214Este sacramento recibe el nombre de Bautismo en razón del carácter del rito central mediante el que se celebra: bautizar (baptizein en griego) significa “sumergir”, “introducir dentro del agua”; la “inmersión” en el agua simboliza el acto de sepultar al catecúmeno en la muerte de Cristo de donde sale por la resurrección con Él 6 como “nueva criatura” (2 Co 5, 17; Ga 6, 15).


1215Este sacramento es llamado también “baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo” (Tt 3, 5), porque significa y realiza ese nacimiento del agua y del Espíritu sin el cual “nadie puede entrar en el Reino de Dios” (Jn 3, 5).

1216“Este baño se llama iluminación, para dar a entender que son iluminados los que aprenden estas cosas”.7 Habiendo recibido en el Bautismo al Verbo, “la luz verdadera que ilumina a todo hombre” (Jn 1, 9), el bautizado, “tras haber sido iluminado” (Hb 10, 32), se convierte en “hijo de la luz” (1 Ts 5, 5), y en “luz” él mismo (Ef 5, 8):

El Bautismo es el más bello y magnífico de los dones de Dios... lo llamamos don, gracia, unción, iluminación, vestidura de incorruptibilidad, baño de regeneración, sello y todo lo más precioso que hay. Don, porque es conferido a los que no aportan nada; gracia, porque, es dado incluso a culpables; bautismo, porque el pecado es sepultado en el agua; unción, porque es sagrado y real (tales son los que son ungidos); iluminación, porque es luz resplandeciente; vestidura, porque cubre nuestra vergüenza; baño, porque lava; sello, porque nos guarda y es el signo de la soberanía de Dios.

Romanos 6, 1 – 17


Muertos al pecado
1 ¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? 2 ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. 5 Porque si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección, 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El , para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; 7 porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado. 8 Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con El, 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre El. 10 Porque en cuanto El murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. 11 Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.

Siervos, no del pecado, sino de la justicia

12 Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias; 13 ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14 Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia.


Libertados del pecado

15 ¿Entonces qué? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ningún modo! 16 ¿No sabéis que cuando os presentáis a alguno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? 1


ANTROPOLOGÍA
Diariamente recibimos muchas cosas bellas que enriquecen nuestra vida. En el Bautismo recibimos la vida de Dios y ésta también crece y se embellece en nosotros día a día (C. U. Resumen 1275 – 1284)

Catequesis Universal 1275 – 1284


1275La iniciación cristiana se realiza mediante el conjunto de tres sacramentos: el Bautismo, que es el comienzo de la vida nueva; la Confirmación, que es su afianzamiento; y la Eucaristía, que alimenta al discípulo con el Cuerpo y la Sangre de Cristo para ser transformado en Él.


1276“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado” (Mt 28, 19-20).

1277El Bautismo constituye el nacimiento a la vida nueva en Cristo. Según la voluntad del Señor, es necesario para la salvación, como lo es la Iglesia misma, a la que introduce el Bautismo.

1278El rito esencial del Bautismo consiste en sumergir en el agua al candidato o derramar agua sobre su cabeza, pronunciando la invocación de la Santísima Trinidad, es decir, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

1279El fruto del Bautismo, o gracia bautismal, es una realidad rica que comprende: el perdón del pecado original y de todos los pecados personales; el nacimiento a la vida nueva, por la cual el hombre es hecho hijo adoptivo del Padre, miembro de Cristo, templo del Espíritu Santo. Por la acción misma del bautismo, el bautizado es incorporado a la Iglesia, Cuerpo de Cristo, y hecho partícipe del sacerdocio de Cristo.

1280El Bautismo imprime en el alma un signo espiritual indeleble, el carácter, que consagra al bautizado al culto de la religión cristiana. Por razón del carácter, el Bautismo no puede ser reiterado. 84

1281Los que padecen la muerte a causa de la fe, los catecúmenos y todos los hombres que, bajo el impulso de la gracia, sin conocer la Iglesia, buscan sinceramente a Dios y se esfuerzan por cumplir su voluntad, pueden salvarse aunque no hayan recibido el Bautismo. 85

1282Desde los tiempos más antiguos, el Bautismo es dado a los niños, porque es una gracia y un don de Dios que no suponen méritos humanos; los niños son bautizados en la fe de la Iglesia. La entrada en la vida cristiana da acceso a la verdadera libertad.


1283En cuanto a los niños muertos sin bautismo, la liturgia de la Iglesia nos invita a tener confianza en la misericordia divina y a orar por su salvación.

1284En caso de necesidad, toda persona puede bautizar, con tal que tenga la intención de hacer lo que hace la Iglesia, y que derrame agua sobre la cabeza del candidato diciendo: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Primer Encuentro
Cosas bellas y hermosas de la vida

• Platicar con el niño ayudándole a que se dé cuenta de las cosas bellas y agradables que le suceden. Al principio puede ser difícil, pues no estamos acostumbrados. La mamá tratará antes de vivir esta experiencia antes de pedírselo al niño.

• Pedir al niño que durante el día, se fije en las cosas bellas y agradables que encuentres: flores, pajaritos, la luna, el sol, personas buenas, sorpresas agradables, etc. Y compartir con el niño lo que mamá observó

• Reflexionar sobre estas cosas que alegran la vida, nos hacen crecer y sentirnos revitalizados



Actividad
Dibujar o pegar recortes o fotos de las cosas bellas que observó y que lo hicieron sentirse feliz.

Terminar el día con una oración en familia, agradeciendo por todas las cosas buenas que nos alegran la existencia

Segundo Encuentro
El agua: Vida (La intención de este encuentro es que el niño relacione la necesidad del agua para la vida de todos los seres vivos)

• Conversación animada sobre el agua a partir de la experiencia. Material: agua en un vaso, una jarra, una cubeta y flores en el agua

• Comentar lo bonita que es el agua: fijarnos en su transparencia y en su claridad, cómo refleja la luz, es hermosa, fresca. Escuchar el sonido que produce el agua al vaciarla en un recipiente.

• Recordar alguna vez en que escuchamos el ruido del agua: la lluvia, un chorro de la llave, en un río, una cascada, el mar, etc. Y lo que sentimos

• Preguntar qué pasaría si no tuviéramos agua: que le pasaría a las plantas, a los animales, a los hombres. El agua es un elemento importantísimo para la vida de todos los seres vivos



Actividad
Hacer un dibujo sobre lo que más le gustó sobre el tema del agua

Tercer Encuentro

• Dios nuestro Padre sabe lo importante que es para nosotros el agua, cómo es necesaria para la vida de todas las criaturas

• En el sacramento del Bautismo recibimos la vida de Jesús resucitado. Comenzamos a vivir con su misma vida, con la vida de hijos de Dios

• Somos hijos de Dios, así como somos hijos de nuestros papás porque ellos nos dieron la vida

• Para recordarnos esto, para darnos su vida, Dios utiliza el agua. Dios a través del agua que se emplea en el Sacramento del Bautismo nos comunica su vida. El agua del Bautismo nos comunica la vida de Jesús resucitado, es decir, la vida de Dios en nosotros. Dios Padre quiere darnos su vida y manda al espíritu Santo a nuestros corazones para hacernos semejantes a su hijo Jesús

• ¿Has asistido a un Bautismo? ¿Te has fijado cómo el Sacerdote derrama agua sobre la cabeza del niño?

• Nota: en caso de que el niño no haya asistido a algún Bautismo, la Mamá le explica lo siguiente:

• Cuando eras pequeño te llevamos a bautizar. El Sacerdote derramó, por tres veces, agua sobre tu cabeza y dijo unas palabras muy importantes: Pronunció tu nombre en voz alta (decir el nombre del niño) y dijo: Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

• La Mamá explica y hace el gesto de derramar el agua sobre la cabeza del niño


Actividad
Leer 1 Juan, 3, 1

1 Juan, 3, 1

Los hijos de Dios
1 Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos. Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él.

escribir
“VEAN QUE AMOR NOS HA DADO EL PADRE, QUE NO SOLAMENTE NOS LLAMAMOS HIJOS DE DIOS, SINO QUE LO SOMOS”

Iluminar el dibujo de los siete sacramentos y aprenderse los nombres y el orden de cada uno

Dar Click en la imagen para verla ampliada

Instrucciones del dibujo: Unir con una flecha el nombre del Sacramento con el dibujo que le corresponde.  No olviden que debe estar iluminado

No hay comentarios:

Publicar un comentario